El Entorno | Hotel Rio Cea

HOTEL RÍO CEA

12+1 actividades en familia que puedes hacer en La Montaña Oriental Leonesa en un fin de semana

España es un país con un amplio abanico de posibilidades de turismo rural, cada vez escogido con más frecuencia por las personas que ansían una desconexión urbana y buscan una conexión con la naturaleza. Hoy te queremos contar acerca de la cordillera de León.

Se conoce como la Montaña Oriental Leonesa a la Montaña de Riaño. Se trata de una comarca que comprende varios municipios de la provincia de León, situada al noroeste. La zona forma parte de una ampliación del conocido Parque Nacional de Covadonga, actualmente y comúnmente llamado Picos de Europa en León.

En esta guía queremos darte a conocer la zona, cuáles son las rutas que puedes realizar, qué actividades se pueden llevar a cabo en la zona, cuál es su riqueza bioambiental, la historia monumental del lugar y dónde puedes alojarte. Todas estas opciones que te vamos a presentar las puedes disfrutar en un fin de semana, en el que aseguramos relax, descanso, desconexión y una experiencia única e inigualable.

Disfruta de un entorno único

Descubre la montaña leonesa, su naturaleza, su gastronomía, Hotel Río Cea, tu hotel en Puente Almuhey.

1. Por qué ir a la Montaña Oriental Leonesa


Si aún dudas de qué destino elegir para tu escapada de fin de semana, presta atención porque te mostraremos cuántas posibilidades tiene esta región que no es solo rica en flora y fauna, sino también en historia. Asimismo, te mostraremos qué visitar en León.

Historia

La Montaña Oriental Leonesa, junto a los Picos de Europa, constituye una de las zonas más privilegiadas dada su diversidad. Se trata de una comarca que comprende varias poblaciones de la Provincia de León, en concreto al noreste. Se sitúa en frontera con la Provincia de Palencia y de las Comunidades Autónomas de Asturias y Cantabria, formando parte de la misma cordillera de los Picos de Europa. Históricamente hablando, la economía de la Montaña se ha basado principalmente en la ganadería, aunque desde hace unos años también se ha encaminado al desarrollo del turismo rural por sus múltiples posibilidades.

Si quieres disfrutar de un entorno agradable y tranquilo, este es tu destino ideal. Debido a que no cuenta con mucha población, es un especial lugar en el que puedes conectar con las tradiciones de sus gentes que aún mantienen vivo el espíritu de la montaña. Así como disfrutar del silencio y la música proveniente de la naturaleza misma. Como ya adelantamos anteriormente, forma parte de la ampliación del que fue el Parque Nacional de Covadonga, llamándose en la actualidad Picos de Europa.

Sus comarcas históricas datan por primera vez de tiempos de la romanización. Hecho que se sabe gracias a la aparición de numerosos vestigios. Entre ellos, lápidas vadinienses. En los escritos rupestres, destacan las actividades de pastoreo, que fue representado durante muchas generaciones por la imperiosa cultura de la transhumancia. Esta se ve reflejada a través de la enorme red de caminos que hay, que van desde las tierras más llanas hasta las montañas. Actualmente, han pasado a formar parte de los Caminos Reales y rutas de senderismo. Podrás disfrutar de ellos y estar en contacto con la naturaleza.

Fue en 1950 cuando se confirmó la creación y construcción del Pantano de Riaño. Sin embargo, no fue hasta el 31 de diciembre de 1987 que las compuertas del Embalse fueron cerradas anegando al municipio de Riaño y a otras localidades como Burón, Pedrosa del Rey, Anciles o Vegacerneja, que habían constituido el centro administrativo, judicial y económico de la Comarca.

También se conoce que durante las grandes nevadas, y hasta aproximadamente la década de los 90, la cordillera aislaba la meseta leonesa de la franja costera de Asturias. Era en las épocas de mejor clima cuando se realizaban los intercambios comerciales, aunque con dificultad, debido a lo abrupto del terreno. Fue a principios de 1990 cuando se comenzaron a construir las modernas carreteras que conectan ambas regiones y por las que se puede circular disfrutando de un hermoso paisaje. Resulta romántico pensar en la cantidad de viajes a pie que comerciantes y vendedores tenían que hacer atravesando esas mismas montañas.

Fue en el año 2001 cuando se lanzó la Revista Comarcal con la finalidad de enaltecer y recuperar la historia de la hermosa región de la Montaña Oriental Leonesa. La idea primigenia fue informar y dar a conocer la riqueza cultural regional a través de los testimonios de sus habitantes, sobre todo de los de avanzada edad. Asimismo, exponer los resultados de las diferentes investigaciones que se han ido sucediendo en los últimos años. Además, también han ido enriqueciendo el contenido de la misma con el relato de las costumbres y tradiciones, al igual que el rescate de poesías y canciones de los distintos pueblos de la antigüedad. Todo esto iba unido a relatos actuales y la existencia de fichas técnicas sobre flora, fauna y características paisajísticas que inundan la zona. El éxito fue tal que la revista se distribuye en la actualidad a otros lugares de España y por Internet.

Asimismo, algo que culturalmente enriquece a la región es el paso de un tramo del Camino de Santiago, conocido este como el Camino Olvidado, convirtiéndose así en un gran reclamo turístico.

Este camino se inicia en Bilbao y llega hasta Villafranca del Bierzo.

Desde Puente Almuhey pueden recorrerse fácilmente 2 de las etapas recomendadas: Desde Guardo a Puente Almuhey (13,3 km) y desde Puente Almuhey a Cistierna (23,7 km).

Numerosas leyendas se suceden por diferentes partes del sendero, apreciables estas en los vestigios arquitectónicos medievales.

Cómo llegar a la Montaña Oriental Leonesa

Para llegar hasta la Montaña Oriental Leonesa en coche desde la capital de provincia León, deberás tomar la salida N-601/LE-20. El camino es de unos 70 kilómetros, por lo que no tardarás más de una hora y diez minutos.Continúa por la N-601 durante unos 13 kilómetros aproximadamente. Después, incorpórate a N-625 por el ramal dirección Centro Penitenciario, Cistierna, Riaño durante 22 kilómetros y medio. Posteriormente, tendrás que girar a la derecha hacia LE-231 y continuar recto por la Avenida de Europa hasta LE-232, tomando la salida dirección Calle San Roque, Plaza Mayor, LE-232. Toma hacia LE-232 unos 15 kilómetros. Llegarás a una rotonda. Toma la primera salida en dirección Calle Carretera de Cerezal CL-626. Llegarás a Puente Almuhey, tu destino.

Para llegar a esta localidad desde Barcelona, tendrás que circular por la AP-7, la AP-2 en dirección Zaragoza, la AP-68 pasando Logroño y en dirección Burgos, y la A-231 pasando por Sahagún y Almanza, cruzando el Río Cea.

Desde Madrid, tendrás que circular por la AP-6, por la VA-505, a la que podrás acceder en Villardefrades, y por la LE-232 hasta llegar a Puente Almuhey.

2.Rutas de senderismo y culturales en la Montaña Oriental Leonesa


Situada al noroeste de la provincia de León, la Montaña Oriental en su extremo más al norte limita con Asturias. La zona en sí se caracteriza por poseer un paisaje de montaña con una vegetación bastante abundante y exuberante que se encuentra surcada por ríos y valles formando así la Reserva Nacional de Caza. El centro económico, social y cultural se encuentra en la zona de Riaño.

Esta población fue construida sobre una loma, ya que la población original quedó anegada tras la decisión de la construcción de un pantano, como adelantamos en el relato sobre la historia del lugar. En las profundidades del mismo quedaron sepultados diversos pueblos. En la actualidad, está bastante concurrido turísticamente por su proximidad a los Picos de Europa. A continuación, te presentamos cinco posibles rutas de montaña y senderismo que puedes hacer en la zona de Riaño y de Puente Almuhey.

Visita a Posada de Valdeón y la ruta del Cares


En pleno corazón de los Picos de Europa en León se sitúa Posada de Valdeón, una pequeña localidad de apenas 450 habitantes que se encuentra en el valle enclavado entre los macizos central y occidental, atravesado de sur a norte por el río Cares.

Hermanado con la localidad francesa de Annoix, este pequeño pueblo, que en su día fue capital del concejo medieval de Valdeón, destaca por su queso y sus productos derivados como la crema, así como la miel que se produce de manera artesanal. Si quieres disfrutar de una buena comida en este idílico lugar, que sabrá transportarte al pasado, te recomendamos que pidas algún plato a base de carne, ya que es el fuerte de su gastronomía.

En esta escapada, adaptada para toda la familia, recomendamos visitar la iglesia parroquial de Santa Eulalia, que está documentada desde el año 1098 y en la que se encuentra una pila bautismal románica de 1158. También nos podemos acercar a contemplar la necrópolis medieval en la que se han encontrado restos de lo que pudo ser una iglesia y un monasterio dedicadas a San Juan y San Sebastián, respectivamente.

Y si lo que nos apetece es disfrutar de actividades en plena naturaleza, antes o después de visitar la Posada de Valdeón, podemos completar la ruta del Cares, que nos llevará hasta la localidad asturiana de Puente Poncebos. Se trata de una de las sendas más prestigiosas de los Picos de Europa en León, y discurre por la garganta del río que lleva su nombre. Este mismo río pasa también por la vecina localidad de Caín de Valdeón.

Otra opción para quienes les guste descubrir la España profunda es peinar la zona, pueblo por pueblo, visitando otros lugares como Santa Marina de Valdeón, Caldevilla de Valdeón, Cordiñanes de Valdeón, Prada de Valdeón, Soto de Valdeón y Los Llanos de Valdeón.

Museo de la Minería y Siderurgia de Sabero


Otra alternativa interesante sobre qué visitar en León es acercarse hasta la pequeña localidad de Sabero, de apenas 1200 habitantes, para realizar una visita en familia al Museo de la Minería y Siderurgia, que pertenece a la red de museos regionales de la comunidad autónoma de Castilla y León.

Sabero está a 23 kilómetros de distancia del punto del Hotel Río Cea, así que apenas tardaremos unos 20 minutos en llegar, y merece la pena el desplazamiento porque hay muchas cosas interesantes que ver en este museo. Será una excursión en familia, aparte de instructiva, muy divertida.

El edificio en el que se ubica, de estilo neogótico, está declarado Bien de Interés Cultural, y tiene integrado un alto horno de coque, que fue el primero en funcionar en toda la Península Ibérica, una ferretería y una nave que está destinada a un taller de laminación y forja.

La Ferretería de San Blas, lo que hoy día es el Museo de la Minería y Siderurgia, fue construida entre los años 1846 y 1847 por la Sociedad Palentino Leonesa de Minas y en su origen fue espacio de una factoría que acabó cerrando a los pocos años y que, posteriormente, llegó a tener varios usos como polideportivo o almacén. No fue hasta el año 2008 que este lugar quedara inaugurado oficialmente como museo.

El edificio se ha convertido en el motor dinamizador de la vida social y cultural de este encantador pequeño pueblo leonés, que ha puesto todo su esfuerzo en un proyecto que actualmente se encuentra en ejecución, como es la creación de un ambicioso complejo museográfico minero.

Una vez que concluya la visita al museo, invitamos a dar una vuelta por el pueblo. A quien busque una experiencia familiar en mitad de la naturaleza le apasionará conocer la Cueva de Valdeajo, abierta a la visita del público desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre. Es un plan ideal para hacer en familia, pero hay que tener en cuenta que el grupo mínimo para poder acceder a ella debe estar entre 8 y 10 personas. Siempre será posible conocer a nuevos turistas interesados también en realizar la ruta. Sabero está flanqueado por unas murallas medievales con raíces visigóticas, que antiguamente conformaban la Iglesia Parroquial. Merece la pena pasear por sus calles y disfrutar de esta y otras construcciones que dotan al pueblo de un aire singular.

Ruta de los Monasterios por las orillas del Esla


Para quienes se pregunten qué visitar en León provincia son muchas las alternativas que hay próximas al Hotel Río Cea. Una muy interesante, a quien le guste combinar el turismo cultural con el rural y el contacto directo con la naturaleza, es completar la Ruta de los Monasterios que se sitúan por las orillas del Esla y el Porma.

Se trata de una concentración de construcciones históricas de una belleza singular. La ruta llevará a conocer el Monasterio de Santa María de Sandoval, la Iglesia de Villarmún, las Ruinas del Monasterio de Santa Olaja de Eslonza, el Monasterio de San Miguel de Escalada y el Monasterio de Gradefes.

La ruta se convierte en un viaje corto en cuanto a recorrido, pero intenso en lo que se refiere a descubrimientos, pues al bello reguero de monasterios medievales esparcidos junto a las riberas del Esla hay que sumar choperas, yacimientos arqueológicos, piedras monacales...

Actividades lúdicas y deportivas en Morgovejo


A escasos kilómetros del Hotel Río Cea se encuentra Morgovejo, una pequeña villa que también pertenece al municipio de Valderrueda y se asienta en un valle a orillas del río Cea, que da nombre al complejo hotelero y que hace de afluente del río Esla.

Su entorno protegido convierte a este paraje en un lugar ideal para disfrutar de un sinfín de actividades en familia. Hay un balneario con aguas termales de un gran poder curativo para enfermedades renales y cutáneas que no tiene actividad desde hace unos años, en cuyas cercanías aflora una vegetación de bosque y de rivera como fresnos, chopos, mostajos, nogales y helechos.

Morgovejo está montada para acoger al turismo rural de la zona y en su término municipal hay numerosas granjas abiertas al público a las que se pueden hacer visitas. En esta zona podemos hacer senderismo junto a los nuestros, tendremos la posibilidad de montar a caballo o incluso acudir a un taller de quesos para descubrir todos los secretos de la elaboración de este preciado manjar.

El castro de la Canalina, el del Campo Santo, el Desfiladero de las Conjas, el puente romano de Villaescusa, la ermita en honor de Juan de Prado Díez o la iglesia de San Andrés son monumentos y lugares de interés que recomendamos que se visiten si acudes a esta zona.

Podemos acabar la jornada gozando de un picnic en el merendero que encontraremos en la carretera de Caminayo, para reponer fuerzas tras un largo día de excursión.

Subida al alto de Peñacorada


Otro de los planes perfectos de los que disfrutar en la escapada a los Picos de Europa en León es subir a Peñacorada, una montaña de 1835 metros de altura que se encuentra al inicio por la zona noreste. Una ruta que comienza en el Santuario de la Virgen de la Velilla lleva hasta la cima, recorriendo una vertiente no demasiado exigente a la que podremos acceder, sin problemas, junto a niños pequeños o personas de una edad avanzada.

El alto de Peñacorada se sitúa en la localidad de Cistierna, y una vez consigamos subirlo podremos disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de la cuenca del río Esla, así como la Montaña de Riaño, la Montaña Palentina, el Espigüete o los Picos de Mampodre.

Precisamente el Santuario de la Virgen de la Velilla, construcción del siglo XV, se encuentra a los pies de este pico, y es el punto de partida de esta subida que nos llevará a atravesar la zona de El Campurrial. A la vuelta bajarás por el valle del arroyo Valdelis, donde nos encontraremos las ruinas del Monasterio de San Guillermo. Tendremos que atravesar un bosque que nos llevará de nuevo a este santuario, ubicado en la localidad de La Mata de Monteagudo.

Villa Romana de la Olmeda en Saldaña


Para dar otra alternativa a la duda sobre qué hacer en León, recomendamos también planificar una visita a la Villa Romana de la Olmeda que se encuentra entre Saldaña, un municipio que pertenece ya a la provincia de Palencia a tan solo 47 kilómetros de Puente Almuhey, donde precisamente se halla el Hotel Río Cea, y Pedrosa de la Vega.

Se trata de un importante yacimiento arqueológico donde se conservan restos de una villa romana de la época bajoimperial, como su edificio principal y una enorme necrópolis que dan detalle del esplendor de la época, el siglo IV después de Cristo.

La Villa Romana de la Olmeda proyecta sobre quienes la visitan una imagen que ejemplifica a la perfección el mundo de la aristocracia rural, culta y refinada, en el que se refugiaron gran parte de la cultura y el arte de Roma en los años más complicados del final del Imperio.

La riqueza de la zona posibilitaba a sus habitantes la autosuficiencia, ya que en estos parajes podían nutrirse de todo lo que necesitaban para subsistir. Si aún nos queda tiempo después de tu visita a este yacimiento, podemos dar una vuelta por los pueblos de los alrededores.

Un paseo en barco por el embalse de Remolina, en Riaño


Concluimos esta aportación a esta lista de sugerencias para que aprovechemos al máximo nuestra estancia en las instalaciones con una escapada que gusta mucho, sobre todo para los amantes de la naturaleza. Proponemos que nos desplacemos hasta Riaño, municipio de la provincia de León situado en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica, que se considera la puerta a los Picos de Europa en León.

Allí tendremos la posibilidad de contemplar la maravillosa biodiversidad que habita en la Reserva Nacional de Caza, Flora y Fauna Salvaje de Riaño. La población se encuentra en plena cuenca hidrográfica del río Duero, y en ella hay un embalse con el nombre de Remolina donde confluyen las fuentes de los ríos Esla y Yuso.

El lugar está habilitado para la práctica de diversas actividades acuáticas, por lo que recomendamos dar un paseo en barco y disfrutes de la belleza del paisaje y la armonía de sus vistas. Es un excursión ideal para planificar con la familia y disfrutar de un día de picnic o de senderismo.

En plena comarca de la Montaña Oriental Leonesa, muy cerca de donde se ubica el Hotel Rio Cea, Riaño es un pueblo donde además podremos visitar su Museo Etnográfico Comarcal, que destaca por el conjunto de material arqueológico del período medieval y vadiniense que atesora.

Riaño presume de contar con un rico patrimonio histórico y cultural, así que podemos aprovechar la escapada para visitar las iglesias de Pedrosa del Rey, trasladada desde la localidad que lleva el mismo nombre para evitar que se perdiera sumergida en las aguas de esta cuenca hidrográfica, y Nuestra Señora del Rosario, que también se salvó de la acción del líquido elemento al ser trasladada desde La Puerta, pueblo que acabó completamente anegado.

Pico Padián y Altos del Burro


Pico Padián es una de las montañas más emblemáticas de Riaño. Está más alejada de Puente Almuhey, pero merece la pena acercarse hasta allí dada la biodiversidad del lugar y las impactantes vistas con las que puedes deleitarte durante la ruta. El sendero parte en la localidad de Casasuertes. Tendrás que tomar dirección hacia el Valle Misón por un sendero que discurre por el lado izquierdo del río Orza. El camino está marcado, así que no hay pérdida.

De igual modo, te resumimos la ruta para una mayor seguridad y para que te hagas una idea de por dónde tienen que pasar. Una vez estés en el inicio del sendero, cuando ya estés en el valle, tendrás avanzar por la vereda marcada y cruzar en tres ocasiones tres partes distintas de un arroyo. Posteriormente, has de dirigirte hacia la orilla del Pico Misionello, continuando hasta la collada. Una vez aquí, tomamos la arista norte hasta que pisemos el Pico de Padián.

A partir de ahí es fácil. Después de tomar un respiro, y deleitarte con las magníficas vistas, continúa por el camino de la cima del este hasta llegar al Hito de la Requejada.

Ahí tendrás que redirigir tu camino orientándote hacia el noreste hacia los Altos del Burro, donde comenzará el descenso. Cuando comiences el descenso hacia el valle Misón, atravesarás un maravilloso bosque de hayas que te hará trasladarte a un cuento de hadas y duendes. Sigue la vereda hasta llegar al camino de inicio.

Los desniveles no son muy acusados, pero si vas en época de nieve, recuerda ir equipado con raquetas, ya que la cota de nieve a veces es bastante elevada. La ruta es circular y en total es de 15 kilómetros y medio con un desnivel de 870 metros. Normalmente, se tarda unas 8 horas en realizar todo el recorrido como mucho, haciendo paradas para recuperar energía y fuerza, y, sobre todo, para apreciar las espectaculares vistas.

Río Cea - Santuario de la Virgen de Velilla


Partiendo de la localidad de Puente Almuhey, esta ruta se presenta como una de las más realizadas por los senderistas que se acercan al lugar como turistas. El punto final es el Santuario de la Virgen de Velilla, situado este en la vecina localidad de Mata de Monteagudo. Se trata de un enclave natural con una riqueza excepcional. Situado entre dos zonas de referencia como son el Parque Regional y Nacional de Picos, y una zona con un fuerte patrimonio cultural.

La construcción del Santuario de la Virgen de la Velilla data del año 1671, convirtiéndose en un reconocido reclamo de peregrinos que durante siglos acuden en ruta para pedir milagros, bendiciones y parabienes. Actualmente, el santuario sigue en uso y se encuentra en perfecto estado de conservación. La construcción es en piedra y se encuentra rodeada por una gran masa de madera de roble. Desde dicho lugar se puede apreciar un paisaje colosal flanqueado por el pico de Peña Corada, cuya cima alcanza los 1.835 metros.

La ruta completa transcurre por una carretera durante 10 kilómetros. Es poco transitada y está habilitada para transeúntes. En concreto, la vía es la CV-131-14. A lo largo de la misma puedes contemplar el valle del Río Tuéjar, Taranilla, Renedo de Valdetuejar y el Otero de Valdetuejar hasta llegar a Mata de Monteagudo, donde se encuentra el aclamado santuario. La dificultad es fácil y es un sendero muy tranquilo en un entorno natural. No obstante, la ruta cuenta con un desnivel de 147 metros, llegando hasta los 1.109 metros de altura en el santuario, y no se trata de un sendero circular, por lo que tendrás que regresar por el mismo camino.

De puente a puente por la ribera del río Cea


Una de las rutas más bonitas y peculiares es la que discurre por varios puentes, de ahí el nombre. La distancia total es de 16 kilómetros, que los puedes hacer en unas cuatro horas a buen ritmo. El punto de partida del sendero es Puente Almuhey, situándote en la carretera de Prioro. Tendrás que atravesar una vía de tren conocida como El Huellero. Hazlo con cuidado, pues sigue en funcionamiento. Cuando llegues al río Cea, tendrás que cruzarlo por la carretera hacia Guardo.

Llegado a este punto, tendrás que continuar durante dos kilómetros más hasta llegar al pueblo del Cegoñal. Una vez en él, hay que cruzar el afluente del mismo nombre y tomar un sendero señalizado como "Cañada Real Leonesa Central". Permanecerás caminando en el sendero alrededor de un kilómetro y medio, punto en el que tendrás que cruzar nuevamente la vía del tren El Hullero. Ahí podrás deleitarte con una preciosa dehesa en la que viven numerosos robles. Su nombre es La Majada.

Dicha cañada transita en paralelo a la vía durante un kilómetro. A 500 metros llegarás a un camino con una bifurcación. Deberás tomar el sendero de la derecha, abandonando así la cañada y dirigiéndote hacia San Pedro de Cansoles, vía que se dirige hacia Palencia. Primero caminarás por una zona abierta, hasta que te adentres en unos pinares. El camino une los pueblos de Valcuende y Villamorisca, con una distancia entre ellos de 7 kilómetros.

Siguiendo con la ruta, después de un kilómetro llegarás a la maravillosa Laguna de Albés. Tendrás entonces que continuar en línea recta y girar a la izquierda a 500 metros, dirección a la Charca de Valdegrulla. Tras pasarla, el sendero discurre por Villamorisca, llevándote al centro del pueblo por una vereda en descenso durante dos kilómetros. Hay que atravesar el pueblo en dirección al río. Cuando lo cruces, tomarás un sendero paralelo a él que te llevará hasta el Molino de Carrizal, después de caminar durante dos kilómetros y medio. Aunque primero tendrás que cruzar nuevamente el río Cea.

Cuando pases el molino, deberás realizar un giro y tomar el primer camino que te encuentres a tu izquierda. Durante 800 metros caminarás por La Vega hasta llegar nuevamente a Puente Almuhey. Lo bueno de esta ruta es que es circular y la puedes realizar durante todo el año. Además, los paisajes con los que te deleitarás durante la senda son muy diversos y es un camino de una dificultad muy baja, ideal para hacerlo en familia y con niños.

Ruta por las lagunas de Valdetuejar


Esta ruta es sencillamente maravillosa. El paisaje es de ensueño y no deja indiferente a quien la realiza. En total son 10 kilómetros y medio en un camino circular cuyo desnivel es solo de 155 metros. Por lo tanto, la dificultad es bastante sencilla, ideal para cualquier persona que desee hacer senderismo por un camino cómodo y amable. Además, el paisaje que se disfruta es mágico y las lagunas, espectaculares.

Para comenzar, debes partir desde Puente Almuhey. En la rotonda del pueblo hay que tomar la salida hacia Taranilla, cruzando las vías del tren. Por el sendero llegarás sin pérdida hasta el pueblo de San Martín, que deberás cruzar por el lado izquierdo hasta llegar a la ermita local, ahí comienza otro sendero que te llevará a las lagunas.

Conocidas como las Lagunas de San Martín, dicho lugar, tiempo atrás, consistía en unas minas que se explotaban a cielo abierto. Pero cuando acabó su explotación, fueron abandonadas totalmente. La riqueza de las lagunas viene dada por la alimentación de manantiales subterráneos, que en verano son usados por muchos para darse un remojón y refrescarse. Se conoce que son bastante profundas, incluso la mayor llega a tener una profundidad de 40 metros. Se encuentran en plena Montaña Oriental Leonesa, por lo que el paisaje es colosal, flanqueado por numerosas cordilleras.

En el lugar se encuentran otras lagunas conocidas como "las pozas". Se trata de tres lagunas. Aunque en una de ellas no se recomienda el baño, pues normalmente está llena de hojas. Para volver podrás bordear las lagunas, dejándolas en el lado izquierdo, y bajar nuevamente por el sendero que indica Taranilla. Una vez ahí, tendrás que volver por la misma senda hasta Puente Almuhey. Es una ruta bastante sencilla, ideal para disfrutarla con tranquilidad y darte un chapuzón en las lagunas. El paisaje es idílico.

De Sahagún a Prioro


En esta ocasión, te recomendamos hacer la ruta entre las localidades de Sahagún y Prioro en varias etapas para poder disfrutar de todo lo que esta actividad te puede ofrecer. Sahagún es lugar de paso obligado en el Camino de Santiago en la ruta francesa. Los monumentos arquitectónicos y culturales se suceden por toda la localidad, reflejo del pasado medieval del lugar.

Además, fue sede de la abadía benedictina de mayor importancia en el país español. De ella se conserva en la actualidad el Arco de San Benito, la Torre del Reloj y la Capilla de San Mancio, expresiones de arte mudéjar bastante singulares.

Asimismo, también encontrarás otras obras monumentales, como la Iglesia de San Lorenzo, que data del siglo XIII. Fue fabricada en ladrillo y está situada en el barrio histórico. La Iglesia de San Tirso cuenta con una cabecera y estructuras primitivas bastantes atractivas. Por último, el Santuario de Nuestra Señora de la Peregrina es un bello exponente del arte mudéjar perfectamente conservado.

Una vez que hayas paseado por sus lindas calles empedregadas, empezamos la ruta hacia Prioro. Tomamos rumbo hacia la Villa de Cea por la LE-232. Por el camino pasarás por los pueblos de Saelices y Villaverde de Arcayos, hasta que llegues a Almanza. Este lugar fue aforado por Alfonso IX en el año 1225, excluyendo así a esta localidad del pago del portazgo. Como curiosidad, Almanza se encuentra fortificada. Hoy en día se puede apreciar su muralla con vestigios de puertas abocinadas y diversos arcos. Además, posee un castillo que data del siglo XV y que fue construido sobre un anterior castillo del siglo XIII. Es un pueblo digno para detenerse a apreciar su gran valor cultural palpable en su arquitectura.

Seguimos la ruta dirección a Puente Almuhey, donde no nos detendremos, ya que el objetivo es llegar hasta Prioro. Para ello pasarás primero por los pueblos de La Vega de Almanza, Villamorisca y Carrizal. Hasta la LE-234 que llega hasta Prioro. Justo llega al Parque Nacional de los Picos de Europa.

La localidad de Prioro también tiene mucho que ofrecer, no solo por sus rutas de montaña por los Picos de Europa, sino también en el centro histórico. Si paseas por sus calles, podrás apreciar la fascinante arquitectura propia de montaña en la que abundan los hórreos. También se encuentra un museo etnográfico en el que se puede aprender mucho sobre la vida de siglos pasados. Cuando hayas acabado, regresa a Puente Almuhey por el mismo camino. La ruta completa no presenta dificultad y la puedes hacer en unas cinco horas como mucho.

3.¿Te ha sobrado tiempo? ¡Visita León!


Si te ha sobrado tiempo y tienes ganas de más, puedes visitar la capital de nuestra provincia: León.

Hay muchas actividades que puedes realizar en esta ciudad, pues se trata de una urbe con mucho atractivo y mucho que ofrecer. Que el Camino de Santiago pase por León ha realzado su potencial, y cada vez es disfrutada por más visitantes. Por tanto, se presenta como una ciudad vibrante, con mucha oferta cultural y de ocio. No te dejará indiferente si la visitas, al contrario, seguro que te quedas con ganas de más.

Los peregrinos que pasan por esta bella ciudad en su camino a Santiago de Compostela no dudan en pasar al menos un día completo en ella. El centro histórico no es excesivamente grande, algo que facilita la visita para disfrutarla al máximo. Sin embargo, la envuelve una gran red de pequeñas callejuelas que hará que te parezca más grande de lo que es. Además, casi todas ellas confluyen en remotas plazas que se convierten en lugares ideales para realizar paradas en las numerosas tascas. En ellas podrás degustar sus famosas tapas, muestra de una gastronomía exquisita. Por supuesto, junto a ellas se incluye una caña de su mejor cerveza.


En la ciudad hay dos barrios por excelencia: el Barrio Romántico y el Barrio Húmedo. En el Barrio Romántico te encontrarás con la Catedral, el monumento más famoso y emblemático de la ciudad. Se alza majestuosamente sobre la Plaza de nuestra Señora de Regla. Fue construida sobre los cimientos de unas termas romanas durante el año 1253 en estilo gótico. Las vidrieras que le dan color son características del medievo. Para entrar hay que abonar una tasa de 5 euros que se destina a la conservación de la misma.

Otro de los mayores reclamos de la ciudad es la Real Colegiata, o también conocida como la Basílica de San Isidoro. Como curiosidad, forma parte de una fortaleza, una muralla que envolvía la ciudad en la antigüedad. La basílica se erige como el monumento románico más completo de España. Cuando lo visitas por dentro es cuando te percatas de que lo componen varias edificaciones diferentes. Estas fueron construidas en épocas diferentes. En el Panteón de los Reyes descansan los cuerpos de una veintena de reyes leoneses.

En la ciudad hay dos barrios por excelencia: el Barrio Romántico y el Barrio Húmedo. En el Barrio Romántico te encontrarás con la Catedral, el monumento más famoso y emblemático de la ciudad. Se alza majestuosamente sobre la Plaza de nuestra Señora de Regla. Fue construida sobre los cimientos de unas termas romanas durante el año 1253 en estilo gótico. Las vidrieras que le dan color son características del medievo. Para entrar hay que abonar una tasa de 5 euros que se destina a la conservación de la misma.

Otro de los mayores reclamos de la ciudad es la Real Colegiata, o también conocida como la Basílica de San Isidoro. Como curiosidad, forma parte de una fortaleza, una muralla que envolvía la ciudad en la antigüedad. La basílica se erige como el monumento románico más completo de España. Cuando lo visitas por dentro es cuando te percatas de que lo componen varias edificaciones diferentes. Estas fueron construidas en épocas diferentes. En el Panteón de los Reyes descansan los cuerpos de una veintena de reyes leoneses.

4. Flora y fauna de la Montaña Oriental Leonesa


Después de conocer a grandes rasgos qué visitar en León provincia y qué hacer en León, queremos contarte cuál es la flora y fauna característica de esta zona, para que sepas de antemano lo que puedes encontrarte en tu visita a este singular lugar. A veces a la fauna es difícil verla, pues depende de la temporada en la que realices tu escapada, la hora del día, etc. En cuanto a la flora, te será fácil identificarla, haciendo así que disfrutes más de las rutas.

Fauna

A pesar de que en los último años las poblaciones de fauna han ido reduciendo su número considerablemente, aún quedan muchas especies que puedes divisar viviendo en su entorno natural. Dos son las especies más emblemáticas características del lugar. Hablamos del oso pardo y del urogallo cantábrico, ligados a su vez a numerosas leyendas y tradiciones.

El número de cabezas de osos pardos existentes que los biólogos han podido cuantificar asciende a un total de 30 animales, aunque se encuentra amenazada dicha especie por la escasez de hembras en sus poblaciones. Por tanto, la recuperación de la especie está siendo lenta. Además, algo que amenaza también a la especie es la alta mortalidad que existe ajena a causas naturales, es decir, por culpa de venenos o disparos de cazadores furtivos.

Es en Riaño donde el urogallo cantábrico estableció su hogar más grande. Antaño, allá por los años 80, se contabilizaron unas 180 cabezas de esta especie. Sin embargo, y debido a una caza no controlada de otras especies como el ciervo y el jabalí, el número de cabezas ha disminuido considerablemente, encontrándose en el año 2011 a tan solo 3 ejemplares machos en la zona en que eran tan abundantes.

Atendiendo a otras especies características de esta zona de montaña, nos encontramos con la perdiz pardilla (también en peligro de extinción), el pito medio, y el pico mediano como especies que corroboran la buena calidad del medio. En cuanto a los pícidos, vas a poder divisar a mirlos capiblancos, el pechiazul, el treparriscos, el gorrión nival, y el verderón serrano. Y si lo que quieres ver son aves rapaces, estás de suerte, pues en estas cordilleras habitan el alimoche y el halcón abejero.

Si hablamos de mamíferos, hay que prestarle atención al lobo ibérico, que encuentra en la Montaña Oriental Leonesa la mayor población del país. Asimismo, otras especies que podrás ver en la zona son el topillo nival, la nutria, el desmán de los pirineos y el armiño. En cuanto a los reptiles y anfibios, podemos encontrar la lagartija serrana, el lagarto verdinegro, el tritón alpino, la víbora de seoane, el tritón jaspeado, la rana bermeja, y la rana patilarga.

Fuera de las especies arriba mencionadas, que son las más emblemáticas del lugar por su gran valor faunístico y por encontrarse en peligro de extinción la mayoría de ellas, también hay que destacar otras especies que se encuentran por estas cordilleras leonesas como son el rebeco, el corzo, el buitre leonado, el gavilán, el azor, las tarabillas norteñas, los escribanos cerillos, los alcaudones dorsirrojos, las chovas piquigualdas y los montesinos.

Flora

La Montaña Oriental Leonesa ha sido conocida desde tiempos inmemoriales por su gran riqueza de flora existente, una flora caracterizada por legendarios bosques que se convirtieron en los motores económicos de los pueblos que se encuentran en torno a ellos. La madera de sus árboles sirvió como fuente de calor y bienestar en las duras estaciones invernales.

Quizá la población más grande que puedes encontrar es la de hayedos en todas las poblaciones y montañas en torno a la cordillera de los Picos de Europa en León. Aunque también es muy común encontrar bosques de robles, como en concreto de la especie de roble albar. Sin embargo, entre estas grandes superficies de masa

arbóreas aparecen otras especies como, por ejemplo, abedules, fresnos, mostajos, manzanos de monte, cerezos, espinos, nogales y castaños.

Asimismo, también se encuentra el acebo como una seña de identidad de la montaña, al igual que la presencia del tejo, aunque este presenta ciertos problemas de regeneración. También son relevantes en la zona los sabinares, sin olvidarnos del que es el único bosque de pinos silvestres autóctonos de la cordillera cantábrica.

Y fue en buena parte de la zona montañosa oriental leonesa donde numerosos bosques desaparecieron en el pasado por el devastador efecto de la tala y de los varios incendios que azotaron la cordillera. Y es entonces cuando aparece el matorral, predominando así los piornales y los brezales. El arándano, la gayuba y los enebros también son especies comunes que podrás encontrar.

Si atendemos a la flora vascular, son las especies de alta montaña las que destacan. En concreto son nueve endemismos los que puedes encontrar: Draba cantabriae, Campanuda arvatica, Festucaa burnatii, Petrocoptis pyrenaica subs glaucifolia, Geranium suargentum, Saxifraga canaliculata, Spergula viscosa, la Veronica mampodrensis, Narcissus triandus, Androsace cantábrica, Artemisa umbelliformis y Carex.

En definitiva, si vas a realizar alguna de las rutas que te hemos sugerido, podrás descubrir una vida muy rica en dichos lugares en cuanto a flora y fauna se refiere, por no hablar de los exuberantes paisajes que te dejarán sin aliento.

4.Dónde alojarte



Hablando del hospedaje, queremos recomendarte una opción para que tu escapada sea realmente cómoda e inolvidable. Nos referimos a nuestro Hotel Río Cea. Nos encontramos en plena Montaña Oriental Leonesa, entre las localidades de Riaño, Cistierna y Guardo. Específicamente, el hotel se sitúa en el centro histórico de la localidad de Puente Almuhey.

En total, el complejo tiene 14 habitaciones, hecho que le aporta una categoría de singularidad sabiendo así que el descanso y la atención personalizada estarán garantizadas desde el momento de su reserva. Y, ¿con qué comodidades cuentan las habitaciones que ofertamos? Todas ellas están equipadas con teléfono, televisión vía satélite, conexión a Internet inalámbrica, y un set de amenities en el baño. Además, cuentan con un sistema de calefacción desde el suelo de la habitación, lo que proporciona tener una temperatura constante en la habitación.

La oferta se completa con un servicio de restauración de primera categoría. La cocina del Hotel Río Cea apuesta por los platos tradicionales elaborados con productos de la tierra. Sobre esa base, se revisa constantemente la carta para ofrecer a los clientes la máxima calidad con los mejores productos de temporada. Además, en nuestro restaurante podrás degustar nuestra especialidad, Chuletón de Buey, sólo en el Hotel Río Cea, tu hotel en Puente Almuhey.

La distribución de las habitaciones es la siguiente: seis habitaciones dobles con baño privado, cuatro habitaciones sencillas con baño privado, y cuatro habitaciones familiares triples y cuádruples. Asimismo, los servicios que puedes disfrutar durante tu estancia son los siguientes: servicio de habitaciones disponible, Wi-Fi, servicio de lavandería, servicio de alquiler de bicicletas, calefacción radiante desde el suelo, salón de televisión, salón de lectura, hilo musical, aparcamiento gratuito, cafetería y restaurante con terraza en horario ininterrumpido de 7 de la mañana a 12 de la noche. Además, también está disponible la organización de eventos grupales o familiares, una guía de rutas de senderismo y montaña, la posibilidad de alquilar el hotel por completo, al igual que escoger servicios para empresas como comidas, cenas o presentaciones, y poder realizar un check out tarde hasta las 15:00 horas (bajo disponibilidad).

Sin duda, un entorno único en el que podrás disfrutar del descanso y la naturaleza. Un lugar ideal para pasar tiempo en familia o con grupos de amigos dada la gran oferta de actividades para realizar en la zona. Desde las rutas más difíciles hasta las más fáciles, incluyendo turismo urbano en la ciudad de León. Así que no lo dudes más y escoge la Montaña Oriental Leonesa como destino para tu próxima escapada.

WhatsApp chat